miércoles, 18 de marzo de 2009

MONTAÑA RUSA



Así estoy yo: unas veces arriba... y otras abajo. Desde luego que hay días en los que es mejor no despertarse. Después de estar un rato estudiando esta mañana, poner una lavadora, tender la ropa, salir a hacer recados varios (entre ellos pagar las dichosas tasas de las opos), hacer la compra... preparar comida para la cena y para otro día que no me dé tiempo, me dispongo a poner la cafetera que no puse esta mañana porque no tenía butano. Llevaba esperando desde el viernes que hice el pedido y hoy por fin me lo han traído (justo unos días antes de que baje 3 euros, pero ¡qué se le va a hacer! así de oportunas son).

En fin, a lo que voy: sé que tarda poco en subir porque es una de las pequeñas y es sólo para mí, pero de estas cosas que no piensa una en el momento... Me voy al salón a hacer otras cosas y a organizar el piso. Yo a lo mío, en mi mundo... Y al rato, empiezo a notar un olor extraño. ¿Qué es eso? Me acerco a la cocina y ahí estaba la pobre, sin mango, medio churruscá y desprendiendo una humareda que por poco llaman los vecinos a los bomberos(a lo mejor exagero, pero he tenido que abrir todas las ventanas). Todavía ahora, unas ocho horas después noto el olorcillo.

A veces creo que voy a perder la cabeza, o la tengo perdida ya. Pero lo peor es que no consigo centrarme en nada. Este año las opos me están llevando por la calle de la amargura, unido al trabajo, que cada día me desmotiva más y a factores externos que siempre pululan por ahí.

Espero llegar viva a junio.

Y como no quiero que esto se quede con un matiz triste, le daré un toque alegre.

Hay que seguir "Caminando por la vida"

5 comentarios:

julia dijo...

Estas tan desmotivada con el trabajo mi niña? un besazooo enormeeee y ánimoooooooooooo

Edelia dijo...

jaja! el otro día yo metí una sartén en el horno! no preguntes...Ánimo, que estamos todos igual!!

Encarni dijo...

Ay, muchas gracias a las dos. Si es que tanta información en la cabeza no me cabe. Algo tiene que escapar por algún sitio... pero me asusté, no por lo que pasó, se compra otra cafetera y ya está, sino por qué motivo pasó. A veces creo que no es bueno darle tantas vueltas al coco.

Sí Julia, sé que hay días buenos y malos en todo, pero esto de trabajar en adultos nunca me ha terminado de llenar. Seguro que el año que viene lo echo de menos aunque ahora me sienta así. Tenemos un centro un tanto "peculiar". Gracias guapa y ánimo a ti también ;-)

Edelia, a ver si nos ocurren más cosas de estas... :p Venga, mucho ánimo a ti también y que te vaya bonito jeje. Saludos.

Elena dijo...

Es normal tener "despistes" con el estrés de las opos. Ay! cada vez que me acuerdo... En fin, que no puedo decirte nada que no te haya dicho ya, así que mucho ánimo ;-)

Encarni dijo...

Gracias Elena. No sabes el bien que me hace que comprendáis cómo ando estos días... Nadie mejor que vosotros sabe qué es pasar por esto. Saludos and thanks ;-)