sábado, 31 de enero de 2009

HOGAR, DULCE HOGAR...

A pesar de la satisfacción que me produce estar "independizada", fuera de casa, sin tener horarios, hábitos que seguir, explicaciones que dar... siempre se agradece volver al hogar.

Ayer mismo se lo explicaba a mis alumn@s. No es lo mismo en inglés house que home. La segunda palabra expresa lo que conlleva un lugar con el calor de la familia, en el que alegrías y tristezas se entremezclan, mientras una casa es la vivienda en la que habitas, pero puede no ser un hogar.

Ese sentimiento lo he percibido, no sé si afortunada o desgraciadamente, varias veces ya en los últimos 7 u 8 años. Tienes que mudarte, trasladarte de un sitio a otro, pero tu casa, tu hogar, siempre está ahí.

Así que este fin de semana lo necesitaba, ansiaba volver a mi hogar. Aquí, a pesar de las peculiaridades de uno y otro, de tener que adaptarse a las costumbres y cambiar algunas rutinas, siempre me encuentro muy bien. Y esto, se agradece y mucho.

5 comentarios:

Elena dijo...

Disfruta de los tuyos y del finde!

Ya verás como el curso que viene, con la plaza bajo el brazo, tendrás mejor destino;-)

Encarni dijo...

Ufff Elena, si el destino es lo de menos... Estoy relativamente cerca, en menos de una horita estoy en casa, pero hay semanas que se hacen tediosas.

Muchas gracias por los ánimos y ojalá tu predicción se cumpla.

Espero que tú también tengas un buen finde y que todo vaya bien. Besos. :)

Patri dijo...

Hermanaaaaa vaya que eres madrera y casera tú...pero he de reconocer que en casa tampoco se está tan mal...se come fenomenal...puedo salir con mis amig@s de toda la vida...cuando paso una temporadilla por allí recuerdo cómo era mi vida antes de empezar la vida de universitaria...y como todo en la vida, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.Y aunque yo prefiero estar fuera (creo que esto no hace falta que te lo jure jejeje) de vez en cuando, sólo de vez en cuando, jajajaja apetece pasarse por el hogar de uno, aunque sólo sea para que los padres se acuerden de que tienen una hija jajajaja ayyyyy ya verás como este año te sacas la plaza !!! más que nada, porque da bastante tranquilidad tener una hermana mayor funcionaria a la que poder pedirle un préstamo si hace falta...jajajajajaja Fuera bromas,I know you can do it !!! Un besico

Edelia dijo...

Tu entrada me viene al pelo. He pasado un fin de semana ralladísima con el tema de "mi casa". Harta de compartir pisos y pisos de alquiler (y nunca poder estabilizarme del todo) me compré un pisillo. Es estupendo y estaba yo sola como una reina, pero al llamarme para ser profe, tuve que dejar piso, amigas, familia...y, adivina: vuelvo a estar de alquiler. Cada fin de semana voy a mi apartamento, pero cada vez me cuesta más abandonarlo los domingos. Lo echo de menos, tener TODAS mis cosas juntas, mi independencia, mi estabilidad. Mi vida había empezado a tomar forma, y la he vuelto a perder.
Así que, en esto, no puedo animarte demasiado...

Encarni dijo...

Dear sister... you are crazy, but thank you for your words. ;-)


Edelia, afortunada eres por contar con algo tuyo. Esa triste sensación de "abandono" del hogar la he tenido yo varias veces, lo peor es que en esta profesión (al menos al principio) no te da tiempo a arraigarte a ningún lugar. Es como si no te sintieses perteneciente a ningún sitio. Espero poder decir algún día que tengo una casa: mi casa.
Gracias por tu comentario.